<$BlogRSDUrl$>
Mal momento para algunas libertades básicas, como la de expresión, controlada por el poder económico-político. Este blog hace guiños a la obra de Orwell y ejerce la libre expresión, sobre temas de información y comunicación, antes de que ésta sea controlada del todo por los poderosos.

jueves, diciembre 16, 2004

La hipocresía británica no discrimina 

- Hola, Mr. Smith?
- Sí, al habla. Hola David ¿qué puedo hacer por tí?
- Pues mira, necesito un favorcillo. Necesito que me aceleres un poco lo del visado a una tal Leoncia Casalme. Tiene todo en regla, pero si le puedes pegar un arreón te lo agradeceré.
- Nada, eso está hecho.
- Adiós
- Adiós
Los occidentales tenemos bastante de hipócritas, pero lo de los los británicos es para darles un premio.

A los británicos les importa regular, poco, o nada, que su gobierno les haya metido en una guerra ilegal e injusta, y que para ello haya mentido a manta para conseguir los votos suficientes del parlamento y acallar la opinión pública. Sin embargo, el que David Blunkett, hasta ahora ministro de interior británico, le diera un empujoncillo al visado de una chica, una prevaricación a la que casi da vergüenza llamar así, le ha costado el puesto.

No, no le ha costado el puesto por haber apoyado a Blair en lo de la guerra de Irak, ni porque haya resultado que su ley antiterrorista viola la Convención de Derechos Humanos. No, ha sido por acelerar el visado de permanencia definitiva en el Reino Unido de Leoncia Casalme, la niñera filipina de su ex amante.

Blunket con su ex amante
La ceguera no libra de ser objeto de la hipocresía

Es más, ni si quiera ha sido por ser ciego. No, en eso no se discrimina. A la hora de ser hipócritas no se comete la hipocresía de hacer con él discriminación, ni positiva ni negativa.

Más que doblepensar, allí lo que tienen es doble-moral.

Pues nada. Allí todos iguales. Hipocresía para todos. Hipocresía masiva.

Comments: Publicar un comentario

This page is powered by Blogger. Isn't yours?