lunes, enero 17, 2005

Caramelos envenenados

Es una aspiración humana, e incluso legítima, de cualquier presidente de gobierno español el tratar de pasar a la historia como el presidente que acabó con ETA.

Sin embargo, la carta de Otegi a Zapatero [al igual que el comunicado de ETA] huele demasiado a carta-trampa. Huele a caramelos envenenados, a golosina que se le pone en el anzuelo a ZP para que pique y que después ETA dé un golpe lo más duro que pueda. Otegi pide a ZP que sea éste quien inicie el proceso de diálogo. Ahí está la trampa. Mientras no exista una condena expresa de la violencia por parte de Batasuna o un anuncio de dejar las armas de ETA no hay diálogo que valga.

Otegi, como es habitual en su banda, manipula el lenguaje para intentar así manipular la conciencia del lector. Algunos ejemplos de neolengua batasuna:

  • "desmilitarización multilateral del conflicto". ¿Militarización? ¿Qué militarización?. ¿Dónde hay una guerra?. ¿Quién la ha declarado?. No hay guerra, sino una panda de asesinos que intenta matar y extorsionar a ciudadanos españoles, vascos o de donde sean. ¿Pretenden que el ejército español se desarme como reacción a su desarme?. No, no, la equidistancia aquí no es aplicable.
  • "puesta en libertad de los prisioneros políticos vascos y el reconocimiento social de las víctimas". Salvo alguna reminiscencia secreta del GAL que se nos escape, no existen los prisioneros políticos en España. No se mete en la cárcel a nadie por sus ideas. Sí se les mete por refrendarlas mediante el asesinato. Eso no es un preso político, sino un asesino. No, no es lo mismo. Y las víctimas creo que están suficientemente reconocidas, aunque creo que Otegi no habla de las verdaderas víctimas, las del terrorismo, sino que se refiere a los terroristas a los que les ha explotado una bomba en las manos o han muerto en un tiroteo con las fuerzas de seguiridad. Podríamos llegar a considerar víctima a los familiares de terroristas encarcelados o muertos, sí, pero víctimas del fanatismo sociópata del familiar encarcelado o muerto por matar o por intentarlo.
  • "un Estado que sólo es capaz de justificar su existencia desde la pura y simple amenaza militar". Parece como si el ejército español hubiera tomado las calles del País Vasco y estuviera metiendo cañonazos a diestro y siniestro en busca de insurgentes, a lo marine americano pacificador en Irak.
  • "proliferación de medidas judiciales y represivas que agravan la situación del conflicto". Más victimismo. Cuando se encarcela a un asesino no se está reprimiendo. Se reprime cuando se encarcela por pensar, no por matar.
  • "es pues momento para los hombres y mujeres de Estado" (...) "todos y todas". No sé si en euskera es que no existe el genérico, pero en español sí existe. "Hombres" y "todos", además del masculino plural, también tiene el sentido genérico, que incluye a hombres y mujeres. Es, por tanto, una estúpida redundancia que nada tiene de ayuda a la idea de igualdad entre hombres y mujeres.
  • "De usted depende que esa posibilidad fructifique o no". Puesta de la pelota en el tejado del vecino, intentando cargar la responsabilidad el bando contrario. No, la responsabilidad es de quien debe condenar (Batasuna) y dejar las armas (ETA). Otra cosa es que, una vez hecho esto, Zapatero deba obrar con sabiduría, pero mientras nada de lo anterior ocurra poco puede o debe hacer Zapatero, salvo esperar pacientemente, y así manifestarlo, la iniciativa clara y contundente de Batasuna o ETA.
Esperemos que ZP no se ciegue con el olor de los caramelos y no pique. Una cosa es esperar con talante y paciencia las acciones concretas y contundentes de condena a la violencia y cese de ésta, para entonces actuar y sacar el buen rollito, y otra distinta es darles cancha y engondarles por las buenas como ocurrió cuando la tregua trampa, lo que sólo sirvió para darles libertad de maniobra y que prepararan tranquilamente nuevos asesinatos.

Aprendamos de los errores del pasado.

1 comentario:

ivn dijo...

Claro que no habrá en el país vasco más militarización de la que pueda haber en el resto de españa, pero allí se supone que ha habido y que hay movimientos políticos que se ven perjudicados por la existencia del terrorismo. Un terrorismo del que hay suficientes indicios para dar por sabido que no es exactamente lo que se quiere eliminar.

Las provocaciones y las torturas siguen existiendo con la excusa del terrorismo, mientras siga habiendo tal cosa es difícil no alimentar de fanáticos las caóticas redes que involucran tanto a "los terroristas" como a los servicios secretos y demás mafias estatales o seudoestatales.

Lo que podríamos llamar "situación normal" en "las altas esferas" queda por ejemplo últimamente reflejada en alguna --poca-- medida en en la serie de antena3: "lobos", donde se difumina : todo el mundo tiene básicamente un papel y va apañándoselas. También se vio hace poco la película "el lobo", donde el protagonista, infiltrado real en la eta, reconoce (así como también lo reconoce en entrevistas reales que se le hicieron hace bien poco) que la cosa es mucho más ambigua y que el terrorismo no es exactamente "algo que se quiera eliminar en serio".

El problema es cómo destruir esta escena, este espectáculo, este negocio ridículo, etc, aparte de otras muchas escenas, como la del consume hasta morir... etc.

Hay que destruir las formas sociales e instituciones que se alimenten de bajas pasiones. Es difícil, ya que tanto los sicóticos "fanáticos de la eta" tienen donde ir con sus problemas, les "emplea" el sistema, tienen "causas", como las tiene un chalado torturador sicótico, que son contratados para que hagan el animal impunemente.

Ver por ejemplo:
http://www.stoptortura.com/modules.php?op=modload&name=News&file=article&sid=81&mode=thread&order=0&thold=0
en general
http://www.stoptortura.com

No se trata de ver algo así como causa-efecto.
Es simplemente que las provocaciones y la violencia sólo llevan a más violencia y el estado español tiene, aparte de un caos en sus servicios secretos y mafias enorme, una cierta cantidad de gente repugnante a sueldo.